Principal ] Adivinanzas y acertijos ] Asustachicos (Cocoweb) ] Baladas y romances ] Canciones de boda ] Canciones de quintos ] Canciones de ronda ] Canciones infantiles y retahílas ] [ Canciones populares (amorosas y picantes) ] Canciones satíricas ] Cuentos tradicionales ] Dedicatorias ] Dichos y frases hechas ] Etnomedicina (conjuros y otros remedios) ] Graffiti ] Jerga (argot juvenil) ] Leyendas fundacionales ] Leyendas locales ] Leyendas religiosas ] Leyendas urbanas ] Nanas ] Oraciones ] Refranes ] Supersticiones ] Trabalenguas ]

 

 

CANCIONES POPULARES

 

  1. Canciones cosmogónicas

  2. Canciones de amor

  3. Canciones sobre la vanidad de las mozas

  4. Canciones de desaire

  5. Canciones de crítica a los mozos

  6. Canciones misóginas

  7. Canciones contra la suegra

  8. Canciones etílicas

  9. Canciones de doble sentido

  10. Sal gorda

 

 

El mundo de la canción popular es amplio y difícil de cartografiar. En otros apartados de este proyecto nos hemos detenido ya en algunas canciones de propósito particularmente definido: las que acompañan acciones fuertemente ritualizadas, ya sean religiosas (canciones de boda) o profanas (canciones de quintos, canciones de ronda), y las que se dirigen con humor y saña contra algún adversario (canciones satíricas). Nos detendremos ahora en la canción por excelencia, la amorosa, y en ciertos subgéneros que están cercanos a ella: así, el falso requiebro que se torna desaire o la canción picante, amparada a veces en  el doble sentido y otras de una limpia obscenidad transparente. No faltarán tampoco canciones que resisten con esmero la clasificación, por ser rara avis o cumplir más de una función: también a ésas queremos hacerles aquí un acogedor hueco.

 

Queremos desde aquí hacer un homenaje especial a Basilio Ramos Moreno, nacido en Navalmoral de la Mata en 1936, quien por propia iniciativa ha recopilado durante años, con amor y acierto, buena parte de estas coplas moralas y, al conocer este proyecto, ha querido compartirlas con todos nosotros. Gracias, Basilio.

 

Nuestra clasificación temática intenta facilitar la consulta y disfrute de estas canciones. Tómese sólo como una herramienta, siempre revisable y meramente auxiliar.

 


Recopiladores e informantes: salvo donde se indica otra cosa, Basilio Ramos y María Angustias Marcos, de Navalmoral de la Mata, o Guadalupe Alegre, de Jaraíz de la Vera.

I. CANCIONES COSMOGÓNICAS

 

Como los mitos sobre la creación del mundo, algunas canciones explican cómo el mundo llegó a ser como hoy lo conocemos. La cosmogonía torna así poesía: un enunciado no literal de la verdad.

 

La luna y el sol partieron

el día por dos mitades;

el sol cogió la mañana,

la luna cogió la tarde.

 

II. CANCIONES DE AMOR

 

Cuando alguien pregunta si hay tema, ya sabemos qué quiere decir: en todo tiempo y lugar, el amor es el tema por excelencia de la canción, el que enciende con más violencia la luz del entendimiento y desbasta las más rudas seseras, poniendo al enamorado en busca, si no de un becqueriano rayo de luna, sí del ritmo, la rima y el vocablo precisos para lograr un requiebro de ésos que rompen las piedras.

 

Muchos son los caminos a Roma y a su palíndromo o reflejo, el amor. Unas veces el cantor, hecho todo un Petrarca, muestra con delicadeza y finura sus sentimientos hacia la moza, idealizando su belleza y candidez; otras, en cambio, sabiéndose correspondido, se vuelve más explícito, audaz y exigente, poniendo a la muchacha en un brete entre sus deseos y temores. No falta espacio para la ironía y el humor, que, haches aparte, tan cerca está hasta en el nombre del sentimiento que anima estas letras. El cantor confiesa su ardor, y a veces su calentura: amenaza con matarse si no es correspondido, exagera y es veraz: como avisara el poeta, también la verdad se inventa.

 

 

        A la zarzamora,
        que en el campo se regaba sola,

        sola se regaba

        con el agua de la mar salada.

 

5      Tente que me caigo,

        por las peñas me voy resbalando

        por venir a verte

        que me han dicho que estás a la muerte.

        Jesús ¡qué mentira!

 

10    Tus amores me tiene rendida,

        rendida me tienen,

        por encima de la cama

        donde duermes.

 

*

Recopiladora: Sheila Garzón Nieto.

Lugar: Navalmoral de la Mata.

Fecha: noviembre del 2002.

Informante: ella misma.

A pasar el río voy,

si me mojo, que me moje;

voy a cortar una flor,

antes que otros la deshojen.

*

 

        ¡Ay, sí, sí, me lo ha dicho una niña;  

        ay, sí, sí, que la saque una espina;

        ay, sí, sí, la espina la he sacado,

        ay, sí, sí, pero no me ha pagado!

5      Esta es la jota que bailan en mi país,

        cuándo quiera Dios del cielo que yo esté allí;

        y si acaso no volviera, válgame Dios,

        de pena y de sentimiento me muero yo y yo y yo.

 

 

 

Bajo un laurel florido

tiene mi dama la cama

y cuando se va a acostar

cuelga el candil de una rama.

*

        Caminito la Bamba

        yo te vi yo te vi,

        el botijo en la mano,

        la cesta en el cuadril.

 

5      La cesta en el cuadril,

        la cesta en el cuadril,

        caminito la Bamba

        yo te vi yo te vi.

 

*

De tu casa a la mía

va una cadena

tirada por el suelo,

de amores llena.

*

        Dicen que las pastoras

        huelen a sebo;

        pastorcilla es mi novia

        y huele a romero.

 

5      Quítate, niña,

        de ese balcón,

        porque si no te quitas,

        ramo de flores,

        llamaré a la justicia

10    que te aprisione

        con las cadenas

        de mis amores.

 

        Dicen que andando, andando,

        se encuentran cosas;

15    yo me encontré contigo,

        cara de rosa.

 

        Quítate, niña,

        de ese balcón,

        porque si no te quitas,

20    ramo de flores,

        llamaré a la justicia

        que te aprisione

        con las cadenas

        de mis amores.

 

*

        —Dime dónde vas, morena,

        dime dónde vas, salada,

        dime dónde vas, morena,

        a las dos de la mañana. 

5      —Voy al jardín de Valencia 

        a decir al jardinero

        que me dé una rosa blanca

        que en mi jardín no la tengo.

         —Dime dónde vas, morena,

10    dime dónde vas, salada,

        dime dónde vas, morena,

        a las dos de la mañana.

 

*

 

 

—Dime, niña bonita,

¿dónde vas a lavar?

—Voy a la fuente nueva

debajo del peral.

 

Debajo del peral,

debajo del laurel,

dime, niña bonita,

¿cuándo has de volver?

*

El cristal de tu ventana

con el aliento lo empaño;

en él escribo tu nombre

y a besos lo voy borrando.

*

Recopiladora: Sheila Garzón Nieto.

Lugar: Navalmoral de la Mata.

Fecha: noviembre del 2002.

Informante: ella misma.

En lo alto de la sierra

lo moreno es lo que vale,

lo blanco lo quema el sol,

lo coloradito el aire.

*

 

Entre dos cortinas negras

dos niñas me han vuelto loco:

las cortinas, tus pestañas;

las niñas, las de tus ojos.

*

 

Eres chiquita y bonita,

así como eres te quiero;

eres como una perlita

en las manos de un platero.

*

 

Eres como el arcoiris

que se aparta de la tormenta;

yo no me aparto de ti

porque no me tiene cuenta.

*

 

Eres como hierbabuena

que en el campo verde nace;

eres como el caramelo

que en la boca se deshace.

*

 

Esta noche voy a ver

la voluntad que me tienes:

si no te acuestas conmigo,

es verdad que no me quieres.

*

 

    JOTA

Recopiladora: Irene Valdestilla Rodríguez.

Lugar: Navalmoral de la Mata.

Fecha: noviembre del 2002.

Informante: ella misma.

        Se menean cuando paso

        las barandillas del puente,

        se menean cuando paso,

        y a ti solito te quiero

5      y a los demás no hago caso.

 

        Me pediste la mano,

        yo te la negué

        anda, niña, se coge

        la del almirez;

10    la del almirez niña, 

        la del almirez,

        me pediste la mano,

        yo te la negué.

        Revoleaste la mantilla,

15    que por eso,

        la mantilla que por eso

        revoleaste.

        —Y ¿en dónde la has aprendido

        la jota que estás cantando

20    y en dónde la has aprendido?

        —La aprendí por esos montes

        de oírla a los pastorcillos.

        Y en la sierra de Aroche,

        sierra de amores,  donde bailan

25    los mozos con mal de amores,

        con mal de amores, niña,

        con mal de amores,

        y en la sierra de Aroche,

        sierra de amores

30    Revoleaste la mantilla,

        que por eso,

        la mantilla que por eso

        revoleaste.

 

*

 

LA CANCIÓN DE LA ISABEL

 

        Del corazón de una palmera

        nacieron las Isabeles,

        estrechitas de cintura

        y de corazón alegre.

 

5      Es la canción de la Isabel,

        bonita como una rosa,

        alegre como un clavel.

 

        Al pasar un arroyuelo,

        a la sombra de un laurel,

10    se peinan cabellos de oro

        donde se peina Isabel.

 

        Es la canción de la Isabel,

        bonita como una rosa,

        alegre como un clavel.

 

15    Qué bonitos ojos tienes,

        ojos de color manzana;

        si no me los como hoy,

        yo me los como mañana.

 

        Es la canción de la Isabel,

20    bonita como una rosa,

        alegre como un clavel.

 

        En la sierra canta el cuco,

        en la torre la cigüeña,

        el cura diciendo misa,

25    yo bebiendo en la taberna.

 

        Es la canción de la Isabel,

        bonita como una rosa,

        alegre como un clavel.

 

*

Las flores en el jardín
con el sol se desmoronan;
lo mismo me pasa a mí
cuando quiero a mi morena.

*

Las tejas de tu tejado

son de plata y pesan poco;

la vida me ha de costar

si tú te casas con otro.

*

Los arroyos van al río
y los ríos van al mar
y el pobre corazón mío
detrás del tuyo se va.

*

Morenas las hay morenas,

pero como tú ninguna:

quitas los rayos al sol

y el resplandor a la luna.

No hay carretera sin curvas

ni puente sin arroyuelo,

no hay mocita que se olvide

de sus amores primeros.

*

Paso ríos, paso puentes,

paso la media arboleda;

siempre te encuentro lavando,

Rosita de primavera.

*

 

Recogiendo aceituna
se hacen las bodas;
el que no va a aceituna,
no se enamora.

*

 

        Tiéndele, tiéndele, tiéndele,

        el pañuelo en el prado,

        no le pise usted.

 

        Tendí el pañuelo en el prado

5      junto juntito a las flores;

        cuanto más lejos de ti,

        más firmes son mis amores.

 

*

Todos los enamorados

se enamoran en el baile;

yo me enamoré de ti

yendo a por agua una tarde.

 

*

Todos los enamorados

tienen pleito con la luna;

la luna por alumbrarlos

y ellos por estar a oscuras.

*

 

        Tres hojas verdes 

        tiene el laurel,

        dos en la rama

        y una en el pie.

 

5      Las daba el aire,

        menéanse,

        ole morena,

        olé y olé.

        Ole ole ole,

10    qué contento estoy,

        que he visto a mi novia

        cuatro veces hoy:

        dos por la mañana,

        una a mediodía 

15    y la última vez

        a la vera mía.

 

III. CANCIONES SOBRE LA VANIDAD DE LAS MOZAS

 

(recuérdese, en esta vena, la balada ejemplar sobre Rosita la Cigarrera).

Eres alta y buena moza,

no te lo presumas tanto,

que también las buenas mozas

se quedan pa vestir santos.

*

Moralita, moralita, gentil moralita,

tanto orgullo no debes tener,

porque al fin eres una de tantas

y torres más altas se han visto caer.

*

Si tuvieras olivares

como tienes fantasías,

el río Guadalquivir

por tu puerta pasaría.

*


Una rubia va por agua
pa que la vean el pelo;
déjala que vaya y venga,
que ya caerá en el anzuelo.

 

IV. CANCIONES DE DESAIRE

 

La adoración por la amada se troca en estas canciones en burla desdeñosa. Cabe considerarlas un caso particular de las canciones satíricas, aunque tampoco caen lejos de las amorosas: tras el verbo amargo y arrogante, bien puede ser que la procesión vaya por dentro.

 

Cuando paso por tu puerta

paro la burra y escucho

y oigo decir a tu madre

que eres guarra y comes mucho.

*

La aceituna en el olivo

si no se coge se pasa,

lo mismo que una mocita

si a su tiempo no se casa.

*

Si me quieres, dímelo,

y si no di que me vaya,

no me tengas al sereno,

que no soy cántaro de agua.

 

V. CANCIONES DE CRÍTICA A LOS MOZOS

 

En las canciones que hemos visto hasta ahora, la voz masculina domina abrumadoramente: tradicionalmente, es el mozo quien toma la responsabilidad de arrullar con el verso a la dama que desea conquistar. La voz femenina emerge, sin embargo, en estas coplas burlescas que, sin pelos en la lengua, ponen las cosas en su justo término y toman el pelo a los jactanciosos. De nuevo, aunque subyace el amor (o la guerra de sexos), estamos en las lindes de la canción satírica.

 

Desde que llegó la moda

de las camisas a cuadros,

todos los chicos parecen

servilletas de diario.

*

 

Desde que llegó la moda

de las camisas azules,

todos los chicos parecen

un atajo de gandules.

*

 

En Navalmoral no hay mozos,

y si los hay no se atreven,

que vienen los forasteros

y se llevan las que quieren.

 

VI. CANCIONES MISÓGINAS

 

Es su turno: los hombres también tienen mucho que decir sobre el carácter femenino.

 

Catorce gallinas tengo

y no riñen casi nunca

y si fueran dos mujeres

no podrían vivir juntas.

*

Las mocitas de hoy en día

no saben fregar un plato

pero sí saben llevar

en la barriga un muchacho.

 

VII. CANCIONES CONTRA LA SUEGRA

Según el decir misógino, la naturaleza no engaña: para que no te hagas ilusiones sobre tu futura mujer, te enseña desde el principio en qué puede convertirse con el tiempo: esa hembra metomentodo, lenguaraz y siempre descontenta que se vuelve omnipresente en la casa y azuza a la esposa contra el marido. No será esa toda la verdad; pero seguro que tampoco es todo mentira. Pregunten y verán que variada es la feria.

 

Anda diciendo tu madre

que las gallinas no ponen,

ella se come los huevos

y tira los cascarones.

*

Cuando se muera mi suegra

que la entierren boca abajo,

por si se quiere salir

que se meta más abajo.

*

Desde que salió la moda

de tirar suegras al mar,

la mía, la tía pescueza,

está aprendiendo a nadar.

*

Mi suegra, la tía pescueza,

me ha llamado panza alegre,

y yo la he dicho: tía galga,

corre usted más que las liebres.

*

Si mi suegra no me quiere,

que se vaya a hacer puñetas,

que teniendo yo el clavel

¿pa qué quiero la maceta?

*

Si yo fuera gato montés

y entrara por tu ventana

a ti te diera un besito y

a tu madre la arañara.

*

Todos tienen una suegra,

yo quisiera tener dos

para engancharlas al carro

y de carretero yo.

 

VIII. CANCIONES ETÍLICAS

 

Mi agüelo tenía un choto

que se llamaba Gabino;

cada vez que lo llamaba,

¡venga-bino! ¡venga-vino!

 IX. CANCIONES DE DOBLE SENTIDO

 

A las mozas de este pueblo

las gusta mucho el rin-rán:

ellas ponen el tomate

y el pepino se lo dan.

  • El rin-rán es un plato que se hace con tomate, pimiento, cebolla y pepino aliñados con aceite, vinagre y sal. Se toma en esta zona en verano por ser muy refrescante y por ser éstos productos de la temporada.

*

 

Con el avichuche
te quiero, morena;
sin el avichuche
no te quiero apenas.

Con el avichuche 
te vuelvo a querer;
sin el avichuche
no te quiero ver.

*

En la calleja de la Bamba

hay un bicho peligroso,

que echa a las mozas p´alante

y echa la culpa a los mozos.

*

Madre, que me quedo moza

sin probar el chocolate:

hágame usted cuatro onzas,

si quiera pa que lo cate.

*

Yo se lo pedí a mi novia

un lunes por la mañana

y me dijo la puñetera:

¡buen comienzo de semana!

*

Yo se lo pedí a mi novia

cuando venía de lavar

y me dijo la puñetera:

¡fresco lo quieres pillar! 

X. SAL GORDA

 

Con este título recoge Manuel Urbano, en celebrado volumen, una muestra exhaustiva de los cantares obscenos de la tradición popular española (Sal gorda: cantares picantes del folklore español, Madrid: Hiperión, 1999). Las canciones que ofrecemos a continuación tienen a menudo gemelos o parientes cercanos en esta antología; ninguna de ellas desluciría en tan noble compañía.

 

A mi novia le picó
una avispa en la rodilla;
¡cuándo la picaré yo
cuarta y media más arriba!

*

Ahora sí que estamos bien,

tú preñada y yo en la cárcel:

tú no tienes quien te meta,

y yo no tengo quien me saque.

*

Ahora tiene mi abuela

sólo un colmillo

en donde mi abuelo

cuelga los calzoncillos.

*

Recopilador: Alejandro Arturo González Terriza.

Lugar: Navalmoral de la Mata.

Fecha: 24-5-2003

Informante: él mismo, que lo aprendió de pequeño en Madrid.

Como eres pequeña y fea

y con malas intenciones,

te untas el culo con queso

pa que acudan los ratones.

*

Recopilador: Alejandro Arturo González Terriza.

Lugar: Navalmoral de la Mata.

Fecha: 24-5-2003

Informante: él mismo, que lo aprendió de pequeño en Madrid.

Con los dedos de la mano,

con los dedos de los pies,

con la picha y los cojones

todos suman ventitrés.

 

¡Maricón el que no bote!

*

Recopilador: Antonio Blázquez Morales.

Lugar: Navalmoral de la Mata.

Fecha: noviembre del 2002.

Informante: él mismo.

Cuando yo era pequeñito

a mí me decía mi madre:

eres el vivo retrato

de un amigo de tu padre.

*

Recopilador: Alejandro Arturo González Terriza.

Lugar: Navalmoral de la Mata.

Fecha: 24-5-2003

Informante: él mismo, que lo aprendió de pequeño en Madrid.

Cuando yo era pequeñito

dormía con la criada,

y ahora que soy mayorcito

no quiere la condenada.

 

Cuando yo era pequeñito

mi mamá decía llorando:

este niño se nos muere,

tiene una cosa colgando.

 

Cuando yo era pequeñito

tomaba leche de bote

y ahora que soy mayorcito

me la saco del cipote.

 

Cuando yo era mayorcito,

mi mamá decía llorando:

este niño se nos muere,

la cosa se va agrandando.

 

Cuando yo era viejecito,

mi mamá decía llorando:

este niño se nos muere,

la cosa se va arrugando.

*

De tu ventana a la mía

voy a poner una caña

para que pase la leche

de mi picha a tu castaña.

*

Recopilador: Antonio Blázquez Morales.

Lugar: Navalmoral de la Mata.

Fecha: noviembre del 2002.

Informante: él mismo.

Debajo de tu mandil

tienes un conejo vivo;

si quieres, voy esta noche

y le doy un par de tiros.

*

Recopilador: Alejandro Arturo González Terriza.

Lugar: Navalmoral de la Mata.

Fecha: 24-5-2003

Informante: él mismo, que lo aprendió de pequeño en Madrid.

Las chavalas de mi barrio

usan bragas de hojalata;

lo que sus madres no saben

es que usamos abrelatas.

 

Las chavalas de mi barrio

ya no van a la montaña,

porque dicen que han visto

una picha subterránea.

 

Las chavalas de mi barrio

ya no van a la piscina,

porque dicen que han visto

una picha submarina.

*

Las mocitas de este pueblo

ya no van a la piscina,

porque dicen que han visto

una picha submarina.

*

Mi abuelo tiene un trabuco

con pelos en la culata

y a la pobre de mi abuela

a trabucazos la mata.

*

Si quieres saber mi nombre

y de qué familia vengo,

bájame los pantalones

verás qué cojones tengo.

*

Si tienes el pito malo,

úntatelo con aceite:

si no se te pone bueno,

se te pone reluciente.

*

Si tienes el pito malo,

úntatelo con vinagre:

si no se te pone bueno,

se te pone manejable.

*

 

Si yo tuviera tres reales

como tengo dos y medio,

te compraría un mandil

con un agujero en medio.

*

Todos los meses te viene

una cosa colorá;

si este mes no te ha venido,

señal de que estás preñá.

*

Una vieja fue a lavar

un par de medias azules

y se le metió una rana

entre el domingo y el lunes.

        Con ese aire que lleva usté,

        la falda blanca la cae muy bien.

        Que apártese usté, que apártese ya,

        que soy moli-molinera,

5      que soy moli-molinera

        y yo le enjarinaré.

 

        Qué polvo lleva el camino,

        qué polvo la carretera;

        qué polvo lleva el camino,

10    olé y olé,

        qué polvo la molinera,

        que vengo de moler, morena.

 

        Vengo de moler, morena,

        de los molinos azules;

15    duermo con la molinera,

        olé y olé,

        sábado, domingo y lunes,

        que vengo de moler, morena.

         

        Vengo de moler, morena,

20    de los molinos del medio;

        duermo con la molinera,

        olé y olé,

        no me queda más remedio,

        que vengo de moler, morena.

 

*

Recopilador: Alejandro Arturo González Terriza.

Lugar: Navalmoral de la Mata.

Fecha: 24-5-2003

Informante: él mismo, que lo aprendió de pequeño en Madrid.

Ya llegó el verano,

ya llegó la fruta

y el que no se agache,

es un hijoputa.


 Volver a la página principal