Principal ] Adivinanzas y acertijos ] Asustachicos (Cocoweb) ] Baladas y romances ] Canciones de boda ] [ Canciones de quintos ] Canciones de ronda ] Canciones infantiles y retahílas ] Canciones populares (amorosas y picantes) ] Canciones satíricas ] Cuentos tradicionales ] Dedicatorias ] Dichos y frases hechas ] Etnomedicina (conjuros y otros remedios) ] Graffiti ] Jerga (argot juvenil) ] Leyendas fundacionales ] Leyendas locales ] Leyendas religiosas ] Leyendas urbanas ] Nanas ] Oraciones ] Refranes ] Supersticiones ] Trabalenguas ]

 

 

CANCIONES DE QUINTOS

 

 

En las paredes de muchos pueblos seguimos leyendo pintadas que inmortalizan a la quinta de tal o cual año. Tal vez dentro de no mucho estos restos del pasado resulten totalmente incomprensibles para la población más joven. En la época del felizmente abolido servicio militar obligatorio, los quintos eran los mozos de la misma edad que eran llamados a filas. Para despedirse de las chicas del pueblo, tenían la costumbre de reunirse y partir de ronda cantando canciones, que se componían especialmente para la ocasión. En ellas, entre burlas y veras, aparecían las preocupaciones más hondas de estos muchachos: la fidelidad o infidelidad mutuas del recluta y de la novia que dejaban en el pueblo, la vigilancia de las futuras suegras sobre sus hijas, el dolor de las madres y las novias que se separaban de estos jóvenes. A pesar de la tristeza, la partida hacia el servicio militar era también una señal de madurez de la que, a menudo, el quinto estaba orgulloso, pues el obligado exilio le daba la oportunidad de conocer mundo, y sabía que a su vuelta sería reconocido como un adulto con todas las consecuencias.

 

  1. La mozuela

  2. Porque soy quinto de este año

  3. Si te toca, te jodes

  4. Ya se van los quintos

 

LA MOZUELA

Recopiladora: Estefanía González Rodríguez, nacida en 1985.

Lugar: Navalmoral de la Mata.

Fecha: noviembre del 2002.

Informante: Emilio Rodríguez Marcos nacido en 1926.

Observaciones: el informante lo aprendió en su juventud cuando estaba haciendo el servicio militar en Cáceres. Se lo enseñó un compañero de la mili, en calidad de canción de quintos. En realidad, se trata de una variante del Romance de la casada infiel, de Federico García Lorca. En el proceso de memorización y repetición, las imágenes surrealistas del original tienden a desaparecer y racionalizarse: se encendieron los grillos se convierte en se encendieron los cirios. La métrica se flexibiliza y aparecen formas vulgares, como pa'l, marío y montao. Es muy interesante constatar cómo la obra de este poeta, prohibida durante el franquismo, pervive en la memoria popular, adaptada a funciones que en principio le son ajenas.

        Yo me la llevé pa´l río

        creyendo que era mozuela,

        pero tenía marío.

        Fue la noche de Santiago

5      y casi por compromiso.

        Se apagaron los faroles,

        se encendieron los cirios.

        Aquella noche corrí

        lo mejor de mis caminos,

10    montao en botas de nácar,

        sin espuela y sin estribo.

        No quiero decir, por hombre

        las cosas que ella me dijo.

        La regalé un costurero

15    de raso grande y pajizo.

        Yo me quité la corbata,

         ella se quitó el vestío,

        yo mi cinturón con mis revólveres

        y ella sus cuatro corpiños.

20    No quise enamorarme de ella

        porque teniendo marío,

        me dijo que era soltera

        cuando yo la llevaba al río.

 

*

 

Recopilador: Basilio Ramos, nacido en Navalmoral en 1937.

Lugar: Navalmoral

Fecha: 29-4-2003

Informante: él mismo.

        Porque soy quinto de este año

        ya no me vas a querer,

        ya no saldrás a la puerta

        como solías hacer .

 

5      Porque soy quinto,

        mi madre llora,

        la mi morena

        se queda sola,

        y ella me dice,

10    la descarada,

        que cuando vuelva

        estará casada

        y yo la digo

        que no me importa:

15    cuando yo vuelva,

        me echaré otra,

        y ella me dice

        con mucho mimo

        que cuando vuelva

20    ya tendrá un hijo.

 

        Salir, morenitas,

        salir a bailar

        con gracia y salero

        para enamorar

25    salir, morenitas,

        salir al balcón

        a ver tos los mozos,

        todos en reunión.

 

        Mi suegra, la tía pescueza,

30    me ha llamado panza alegre

        y yo la dije: Tía Galga,

        corre usté más que las liebres.

 

        Porque soy quinto,

        mi madre llora,

35    la mi morena

        se queda sola.

    

*

Recopiladora: María Angustias Nuevo Marcos.

Lugar: Navalmoral de la Mata

Fecha: 16-5-2003

Informante: ella misma.

        Si te toca, te jodes,

        que te tienes que ir

        a luchar con los moros,

        a coger el fusil.

 

5      Si te toca, te jodes,

        te tienes que ir.

 

*

Recopiladora: María Angustias Nuevo Marcos.

Lugar: Navalmoral de la Mata

Fecha: 16-5-2003

Informante: Dioni Domínguez, nacida en 1949, de Losar de la Vera

        Ya se van los quintos, madre,

        ya se va mi corazón,

        ya se va el que tiraba

        chinitas a mi balcón. 

*

 

 


 

Página principal